Una revolución sin pantalones.

La mujer llega al siglo XVIII vistiendo sus piernas con falda larga y holgada. El hombre viste una prenda de dos perneras: inicialmente fueron las calzas medievales, después variados estilos de calzón para el muslo que se combinaban con medias.

imagen3imagen1

En francés al calzón se le llama CULOTTE. Es emblema de la clase alta. El calzón y las medias son prendas caras de confeccionar, pero además, existen unas leyes suntuarias que prohíben al pueblo usar determinadas prendas, tejidos, tintes y adornos que son exclusivos para las clases altas.

Estos refinados aristócratas, llaman despectivamente al pueblo los SANS-CULOTTE. Los sin-calzones, que no tienen para pagarse medias, visten una prenda que en Francia se llama pantalón, que es un calzón de hechura sencilla, que se alarga hasta los tobillos. El primer diccionario de la Academia francesa, publicado en 1694, recoge la voz pantalón, la define como “calzón y media de una sola pieza”. En España, donde tarda más de un siglo en llegar este galicismo, a esta prenda se la conoce como “calzón marinero”, son anchos, largos y sueltos, y lo viste el marinero; lo acabará vistiendo el labrador, el ganadero, el artesano, el pobre, el esclavo,… en definitiva, la prenda que viste el pueblo, masculino, claro.

eca556f4e4941439894fce21d84a72cf calzon-marinero

Llega el año 1789, París está que arde. A toda revolución ideológica acompaña siempre una revolución estética. Y eso sucedió con la Revolución Francesa, uno de los capítulos más fascinantes y transgresores de la historia de la moda, un pasaje histórico en el que la vestimenta se convierte en manifestación ideológica, se politiza el lenguaje indumentario. Aquí comienza la historia del pantalón moderno con su significado actual.

The sans-culottes invade the Tuileries Palace, French Revolution, 20 June 1792. French educational card, late 19th/early 20th century.

French educational card, late 19th/early 20th century.

El pueblo es el protagonista de la Revolución, y lo que fue un término despectivo como sans-culotte y una prenda repudiada como el pantalón, se asume como identidad y símbolo revolucionario, más aún cuando se reivindicó como símbolo territorial y de autenticidad en parangón con la braga gala. El pantalón comienza a ser usado por los prorrevolucionarios de todas las clases sociales. Tras la Revolución, lo comienza a vestir un sector de la clase dirigente, masculina por supuesto, ahora mayoritariamente de origen burgués. A partir del siglo XIX, el pantalón se convertirá en la prenda que viste el hombre hasta la actualidad.

¿La Revolución Francesa? pues sí, acabó con el Antiguo Régimen. En cuestión de moda se abolieron en 1793 las leyes suntuarias, lo que suponía la igualdad en el vestir entre clases sociales. Se promulgó “que cada uno es libre de llevar la ropa o los ornamentos de su sexo que le convengan”. Ese matiz: “de su sexo” implica una desigualdad. La Revolución Francesa, acabó siendo un fiasco para las mujeres.

1790k-franceses¿Qué ha sucedido con la Revolución Francesa?

  1. Ha establecido legalmente una forma de vestir para los hombres y otra para las mujeres, que existía en siglos anteriores, pero era un asunto moral que por supuesto no se cuestionaba.
  2. Ha convertido el pantalón en símbolo de ciudadanía, por lo tanto en símbolo de poder, de derecho, libertad y soberanía. Un elemento de lucha.
  3. A la mujer se le ha negado el derecho a ser ciudadanas, y a usar pantalones. Se le considera inferior socialmente. Son no-ciudadanas excluidas de la Constitución, del sufragio universal, masculino. Ellos tienen privilegios, ellas obligaciones. La Revolución ha anulado los derechos de la mujer, entre otros, el de usar pantalón.

La atribución de este símbolo de poder al género masculino, inevitablemente lleva aparejada la lucha de la mujer por su conquista. No la conquista del pantalón, sino de lo que significa; la conquista, al fin y al cabo, de la igualdad. Y esta guerra va a caracterizar el siglo XIX y gran parte del XX.

Sobre esto, también hay mucho que contar, pero lo dejamos para otra entrada.

12-inarkadia-bilbao-pantalon-de-mujer-pantalon-discordia-1024x725

Quizás te interese: Por pantalones.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Género y moda, Siglo XVIII y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Una revolución sin pantalones.

  1. Muy bien, me ha encantado la entrada, me dejas sin palabras, no sin pantalones.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s