Picasso y Puccini

Retrato de Pablo Picasso, obra de Ramon Casas, 1900.

No volvería Pablo Ruiz Picasso a Málaga hasta 1900, el año de su primer viaje a París. Pasó la navidad en Barcelona y luego decidió venirse a Málaga con su amigo Casagemas, y aquí celebró la entrada del siglo. Con todo el descaro de sus 19 años, se presentó en la Alameda (centro de reunión de la oligarquía respetable) con traje de pana maltratada, chambergo, melenas, zapatones sucios y desaseado en general.

Triunfa Puccini con La boheme en el Teatro Regio de Turín el 1 de febrero de 1896. Los jóvenes bohemios comienzan a vestir como Rodolphe, Marcel, Alexander Schaunard y Gustave Colline. O más bien como el propio escritor Henri Murger (1822-1861), el creador de estos personajes en la novela Escenas de la vida bohemia, publicada por entregas en el periódico El Corsario (1845-1849) donde relata la realidad de los artistas que pelean por sobrevivir. Rodolphe es su alter ego. En 1887 publica sus memorias Souvenirs de Schaunard. La descripción de la vida bohemia. La que Picasso vive y viste con sus amigos en Barcelona y París fuera de convencionalismos.

Casagemas por Picasso, 1900
Pablo Picasso. Hermenegild Anglada i Camarasa. Barcelona, 1899-1900. Museu Picasso, Barcelona. Photo: Estudi Gasull. MPB 110.434
Pablo Picasso. Santiago Rusiñol. Barcelona, 1899-1900. Museu Picasso, Barcelona. Photo: Estudi Gasull. MPB 110.433
Picasso fotografiado por Ricard Canals. Dedicada a sus amigos Suzanne y Henri Bloch, París, 1904.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Estaba entonces de moda llevar colgando un escarabajo egipcio. Pablo llevaba una cucaracha aplastada bajo el cristal del medallón pendiente de una cadena. Trató de acercarse a su prima Carmen (su amor de infancia), que ya tenía 17 años. Carmen se horrorizó: “Por Dios, Pablito, no te acerques”. Pablito se reía. Unos días más tarde, volvió a la Alameda, luciendo en el pecho un esqueleto de ratón. “Por Dios, Pablito. No te acerques”. Artículo de Alfonso Canales, “Málaga y Picasso”, publicado en la Revista de Occidente, nº 135-136. Reproducido en la revista Jábega, nº 8, 1974.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s