Semíramis vestida por Arnaldo Pomodoro.

Entre la leyenda y la historia se desarrolla el mandato de la reina mesopotámica Semíramis, que perduró 42 años en el siglo XXII a.C., durante la Tercera Dinastía de Ur. Aunque sin documentación que certifique su existencia, se le presupone madre y después esposa del rey Nimrod, que fue biznieto de Noe, nieto de Cam e hijo de Cus, así lo cuenta el Antiguo Testamento, que habla del primer reino del mundo, el sumerio-caldeo, fundado por Nimrod y Semíramis después del gran diluvio (Génesis 10:6-11; Jeremías 51:7; Miquéas 5:6).

La historiografía antigua (Diodoro de Sicilia, Herodoto y otros), la han identificado con la reina asiria Sammuramat, regente entre el 810 y el 805 a.C. de su hijo Adad-nirari III, fruto de su matrionio con el rey Shamssi-Adad V.

Semíramis, representación de 1982 en el Teatro de la Ópera de Roma, con vestuario de Arnaldo Pomodoro.

Si hablamos de la Semíramis sumeria, fue una reina poderosa, imbatible guerrera y lúcida estratega, a la que se le atribuye la grandeza de un imperio que extendió hasta Etiopía, Libia y el Indo. Para Christine de Pizán (1364 – 1430) es la primera piedra donde se asientan los cimientos de la Ciudad de las mujeres, porque su gobierno fue firme, justo y fértil. Pero, como afirma la escritora, la historiografía sobre Semíramis no se limita a referir o aplaudir sus proezas y heroísmo, sino que hace hincapié en censurar y juzgar los entresijos de su reinado, esos mecanismos o medios usados por los poderosos justificados por un fin: mantener el poder. Sobre su relación con el legendario rey Nino o Nimrod escriben con posterioridad autores como Dante (quien la sitúa en el segundo círculo del infierno, el de la lujuria), Shakespeare, Voltaire o Paul Vàlery, y en nuestra tierra Lope de Vega o Calderón de la Barca. El vicio de la lujuria, la crueldad o la inmoralidad son algunos de los remanentes que quedan tras la lectura de estas obras, y como no, la condición de mujer como sinónimo de traición y desgracia. Quizás Semirámides sea la personificación de Babilonia, la magna meretrix que aparece en el Apocalipsis, y que junto a Nimrod, edificó la Torre de Babel, emblema de la soberbia y la idolatría humana.

Penn Libraries call number: Inc B-720

Semíramis (Semiramide) da título a la ópera compuesta por Rossini, con libreto de Gaetano Rossi, basada en la tragedia homónima escrita por Voltaire en 1748. Se estrenó en el teatro La Fenice de Venecia en 1823.

En 1982 se representa en el Teatro de La Ópera de Roma, con escenografía y vestuario del escultor Arnaldo Pomodoro (1926). La escenografía lleva el sello indiscutible de la obra escultórica de Pomodoro, es monumental y rompedora, sin duda es la gran aportación del artista.

 

El vestuario, sin embargo, es una lectura plana sin vocación. Únicamente en el diseño de algunos complementos de atrezo (como los escudos) Pomodoro deja su impronta.

El vestuario femenino carece de valor histórico en cuanto a recreación, no tiene nada que ver con la forma de vestir de la Mesopotamia sumeria, tampoco la asirio babilónica. En todo caso podríamos hablar de evocador de una amplísima Antigüedad que se resume en el uso de túnica. Efectos como el plisado, que estén confeccionadas, las mangas, que tengan cola, los tejidos elegidos,…, deja claro que no hay vocación historicista, pero tampoco resulta original como creación artística.

El referente utilizado en algunos tocados y peinado remite a representaciones babilónicas de la diosa Ishtar.

Si nos remontásemos a la época de Semíramis, el periodo sumerio acadio, nos servirían de modelo imágenes como éstas:

O quizás las de la reina sumeria Kug-Bau o Kubaba de Kish (2500-2330 a. C):

En el vestuario masculino y en la estética, sí hay una búsqueda intencionada de referentes. La etapa sumeria queda demasiado lejos para nuestro imaginario, pero los relieves y esculturas asirias y persas que representan hombres son muy conocidas y de fácil acceso (cosa que no sucedía con las representaciones femeninas hace 30 años). Una relectura muy arbitraria de sus túnicas y sus tocados plasma teatralmente los relieves históricos. Por supuesto se completa con la presencia  de la imperturbable barba asiria, símbolo de fuerza y hombría. Los referentes más evidentes son los bajorelieves y esculturas de ciudades y palacios del periodo asirio (muchas se pueden ver en el British Museum), y el arte persa más reciente, como los relieves de Persépolis.

Tocado de dignatario medo, Persépolis.
Peinado y tocado de guardia personal de rey persa, palacio de Daría el Grande, Susa.

 

 

 

 

 

 

Shamshi-adad V
Adad-ninari III

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El más singular es el traje de ceremonia Oroe, el sacerdote supremo, con una referencia clara a la iconografía de los genios alados, seres que desempeñaban varias funciones como la de protección, o relacionadas con la agricultura. Se distinguen por sus dos pares de alas (unas hacia arriba y otras hacia abajo), y por la tiara, que identifica a los seres divinizados.

Relieve de un genio alado en el palacio asirio de Dur Sharrukin, siglo VIII a.C.

Las imágenes del vestuario escénico están sacadas del libro Il teatro degli artista. Da Picasso a Calder, da De Chirico a Guttuso. Scene, bozzetti e costumi dal Teatro Dell’Opera di Roma. Editoria Silvana, 2007. www.silvanaeditoriale.it

 

                            

 De Nino y Semíramis. Soneto 187. Lope de Vega.

   Al rey Nino, Semíramis famosa / por último pidió de tantos dones / el cetro, que tan bárbaras naciones / redujo a paz y a sujeción forzosa.

   Rendida pues la mano victoriosa / a la lasciva, humillan sus blasones / los capitanes, y entre mil pendones / corona de laurel su frente hermosa.

  «Pasadle el pecho, dijo, pues ya reino, / con una flecha de una persa aljaba, / que no quiere el gobierno compañía».

   Perdiendo Nino, en fin, vida, honor, reino, / dijo muriendo: «Justamente acaba / con muerte vil quien de mujer se fía».

 

2 comentarios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s