Toile de jouy. Una licencia histórica.

Tejido y diseño indios. Victoria & Albert Museum.

La indiana tiene la culpa. Esas telas de algodón y lino estampadas procedentes de la India. Sus evocadores motivos llegaron a Europa en el siglo XVI, inundando el continente un siglo después. Así pasó con el calicó, tejido de algodón con ligamento de tafetán que evoca en su nombre el de una ciudad india. También con el chintz, un calicó brillante, como refiere su nombre en sánscrito, por la capa de cera que protege el tejido estampado. Pintados a mano o con estampado xilográfico. Motivos sencillos como trama de flores o pájaros, combinando diferentes colores y tonalidades, o monocromos, siempre sobre un fondo neutro generalmente claro.

El consumo fue tal en Europa que afectó a la industria textil de países como Francia, donde estuvo prohibida su importación desde finales del siglo XVII hasta mediados del XVIII. Para entonces las fábricas europeas eran capaces de confeccionarlo con la misma calidad.

Edredón de lino estampado, inglés,
1765-1775. Museo and Collection Colonial Williamsburg.

Entre otros industriales estaba el alemán Christophe P. Oberkampf. Con él tiene lugar un pequeño gran pasaje de la historia de la moda: la toile de jouy.

Hacia 1760 Oberkampf ubicó su fábrica en Jouy, vecina a Versalles y junto al río Bièvre. En pocos años su tejido se puso de moda entre la aristocracia y la alta burguesía. Un tipo de chintz estampado con placa de cobre, sólo por una de sus caras. Su fabricación continuó, bajo el título de “Real fábrica”, hasta su cierre en 1843.

Détail d’Indienne, Impression à la planche de bois sur coton, Manufacture Oberkampf à Jouy, 1785

Llegó un momento en el que reproducir los motivos indios en los textiles europeos supo a poco. En muchas ocasiones encargaban los diseños a artistas, y fueron ellos los que acabaron dibujando escenas campestres, alegóricas, galantes, históricas; escenas, al fin y al cabo, de influencia rococó. Es el caso del pintor Jean Baptiste Huet, que trabajó para Oberkampf diseñando este tipo de estampado tan característico de la toile de Jouy. Escenas tranquilas pero en movimiento, con motivos escultóricos en el tratamiento de su volumen, pictóricos en el juego de sombras y luces. Se caracterizaban por ser monocromáticos. Óxido, granate, violeta, azul, incluso verdes, que destacan sobre fondos crudos o bañados levemente en alguna tonalidad. También se hicieron con el patrón invertido.

Les occupations de la ferme, Jouy-en-Josas, manufacture Oberkampf, dessinateur Jean-Baptiste Huet, vers 1785-1792, toile de coton imprimée à la plaque de cuivre.

Quizás una cortina de cama, de diseño inglés, con motivos tipo “chinoiserie”. 1775. Museo and Collection Colonial Williamsburg.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Para qué se usaban estos tejidos con el estampado de escenas? Lo habitual era para la decoración de interiores, tapicerías, cortinajes, ropa de cama. Aunque en ocasiones se convertían en un delantal o un chal.

UNA LICENCIA HISTÓRICA.

Viajar al siglo XVIII tiene un lugar geográfico: Macharaviaya, una preciosa localidad de la Axarquía malagueña. Urbanismo y arquitectura, la presencia de la familia Gálvez, su localización y el entorno, el ritmo cotidiano que no hace avanzar las agujas del reloj. Perfecto escenario para conmemorar con una celebración la Independencia de EEUU el 4 de julio. ¿Qué por qué allí? Eso tendréis que ir a descubrirlo.

El día de la celebración se recrean varias escenas históricas. Se sitúan en Pensacola, ciudad portuaria al noroeste del estado de La Florida, entonces bajo poder británico. Discurre entre la primavera fría de marzo y la cálida de mayo de 1781. El diseño del vestuario femenino lo trabajamos sobre un periodo de moda acotado entre 1770 y 1781. Para entonces es frecuente el uso de tela de Jouy en las colonias, a las que llega mayormente a través de fábricas británicas.

En la edición del evento de 2017 nos hemos permitido una licencia histórica. Era muy tentadora. Confeccionar con el estampado de una toile de jouy el casaquín de un traje a la inglesa

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Miscelánea en el vestir, Siglo XVIII y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s