El vestido: obra de arte.

En el siglo XX la moda ya no sólo queda reflejada en el arte, sino que bebe del arte como fuente de inspiración. Tal es el caso de la famosa serie de vestidos diseñados en 1965 por la casa de alta costura Yves Saint Laurent, que utilizó la obra de abstracción geométrica del artista Piet Mondrian, cuya base es la retícula y los colores primarios. Ya hicieron uso de esta idea algunos diseñadores anteriores, inspirándose en los movimientos artísticos de las primeras vanguardias del siglo XX. Algunos de los singulares diseños de Elsa Shiaparelli, nacieron ligados al surrealismo. Viajando aún más atrás, el artista Gustav Klimt, fusionó arte pictórico y diseño textil, pero esto es ya otra historia.

moda

Elsa Shiepirelli
Vestido bogavante, de Elsa Shiaparelli, 1937. Vestido de noche en estameña con de seda pintada. Teléfono bogavante, de Salvador Dalí, 1937.

A partir de los años 60 del siglo XX, podemos hablar de la moda y el vestido como una manifestación artística más. El vestido será una pieza artística creada por un artista y pasa a formar parte de la historia del arte como objeto de museo. El Pop art fue el movimiento artístico impulsor de esta nueva vertiente. Este movimiento surgió alrededor de 1960 en Nueva York y Londres, ligado a la cultura popular o de masas. Andy Warhol fue uno de los artistas que diseñó prendas basadas en sus obras. Como el vestido de Sopa Campbell´s, que responde al nuevo look de la moda juvenil diseñado por Mary Quant, la minifalda, está confeccionado en papel, y aunque este tipo de prendas tuvieron una vida corta por el material, supusieron un fenómeno de masas entre 1966 y 1968.

Vestido Sopas Campbell´s, por Andy Warhol, 1966.
Vestido Sopas Campbell´s, por Andy Warhol, 1966.

Por otro lado, algunos diseñadores de moda serán considerados artistas, como fue el caso de Paco Rabanne, quien construye una nueva semántica de la ropa con la experimentación con nuevos materiales como el metal o el plástico, lo que llevó sus trajes a los museos como piezas de arte.

Diseño en plástico de Paco Rabanne, 1966
Diseño en plástico de Paco Rabanne, 1966 (fuente ethicrose.com)
Diseño en metal de Paco Rabanne, 1967.
Diseño en metal de Paco Rabanne, 1967.

La moda es creación. Nace del hombre pensador y emocional para vestir el cuerpo material. Tiene las mismas inquietudes y valores que cualquier expresión artística: unicidad, diseño, idea original, conocimiento y tratamiento de material, búsqueda de innovaciones, es pura experimentación, su expresión es pareja al resto de las manifestaciones artísticas, y es un placer estético que, en este caso, no sólo se contempla, sino que, culmina su creación siendo vestido, al igual que la arquitectura culmina su proceso creativo siendo habitada, o un libro siendo leído. Tal como dijo William Blake “La belleza corresponde al instante en que se encuentran el lector y la obra y es una suerte de unión mística”, lo mismo sucede con la ropa, se crea para ser vestida, ése es el clímax de su creación, cuando cuerpo y diseño se funden en uno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s